EL  RETORNO  DE  LA  PAZ

Inicio                                                                        Una novela del escritor costarricense José Neri Murillo Porras (1908-1966)                                                   

035

Por la noche, en el Barrio Aranjuez, don Guillermo, doña Berta y Yolanda tuvieron la visita de la familia Chartier.

¾Me alegra mucho verlos por este su antiguo barrio los recibió don Guillermo atendiéndolos en la sala.

¾Para  nosotros es un honor.

¾Gracias doña Luz agradeció doña Berta después de los abrazos de saludo.

¾ ¿Es interesante la novela que está leyendo en francés? preguntó el señor Chartier a su discípula.

¾Es bonita y doña Berta hizo un comentario del libro.

Después de un rato dijo doña Luz:

¾Mire, Yolanda: Ruth ya sabe tocar bien <<Retorno>> y el vals que le dedicaron a usted.

¾Me alegro mucho.

¾Son composiciones lindas alabó la madrastra. Ese muchacho Carlos, es un buen compositor y según el doctor Martínez, es un gran cirujano.

Yolanda bajó la cabeza alegre y emocionada de esas palabras.

¾ Y, volviendo a la música, la de Gounod y de Debussy me han gustado desde joven manifestó el señor Chartier―. Cuando las oigo me hacen recordar mi tierra. Esos  autores tienen muchos admiradores en América.

¾Me gusta mucho esa clase de música afirmó doña Berta.

¾Nosotros hemos viajado mucho intercedió doña Luz cambiando de tema.

¾afirmó el francés Nos casamos en Colombia en donde nació Luz; vivimos luego en Argentina, en donde nació Ruth. Hace alrededor de quince años nos fuimos a vivir  a San Francisco. Tenemos amistades en casi todo el continente. Hemos viajado mucho en barco.

¾Entiendo que en los Estados Unidos van a construir aviones para muchos pasajeros.

¾ ¿Y llevarán muchas personas?

¾Parece que pueden llevar más de cuarenta.

¾ ¿Hasta donde llegaremos con tantos inventos que están apareciendo por todas partes?

¾Según lo vaticinan, dentro de pocos años todos los países de América estarán unidos por vías aéreas.

¾ ¿Serán seguros esos aparatos?

¾Claro que sí, Ruth. Tal vez los primeros no lo sean, pero dentro de algunos años serán más seguros que los barcos.

¾Cuando regresemos aquí, a Costa Rica, quizás podamos venir en avión.

¾Cuando estemos lejos, vamos a sentir nostalgia por Costa Rica manifestó Ruth.

¾Ustedes están hablando como si tuvieran deseos de irse.

¾ No, don Guillermo. No tenemos deseos, pero nos llaman de Francia.

¾  ¿Buenas Noticias?

¾ Sí, doña Berta afirmó el señor Chartier Un hermano de mi madre murió hace poco y me heredó su fortuna.

¾Lo felicito, señor Chartier.

¾ Gracias, don Guillermo.

¾También nosotras los felicitamos hablaron a la vez Yolanda y doña Berta.

Y la familia visitante agradeció las felicitaciones:

¾Tal vez dentro de poco vengamos a despedirnos.

¾Los esperamos ¾manifestó Yolanda.

¾ ¿Se irán pronto?

¾Dentro de dos meses aproximadamente.

¾    ¿Y sus alumnos de francés?

¾ Este es el último mes que les daré clases. Por estos lugares no hay mucho entusiasmo por el francés.

¾Tiene usted razón, don Luis. Como el intercambio principal de estos países es con los Estados Unidos, por eso se preocupan más por el inglés.

¾ Don Luis, ¿habla usted otros idiomas?

¾Hablo francés, que es la lengua de mi patria, además el español que lo aprendí en Colombia, y un poquito de italiano.

¾ ¿Alemán?

¾No sé nada. Nosotros los franceses tenemos poco amor por lo alemán, así como ellos deben sentir algo parecido por nosotros. Estamos pagos.

¾ ¿Peleó en la guerra pasada?

¾Sí, Yolanda. Los dos últimos años, 1917,1918 estuve en líneas de fuego. Fue una guerra cruenta. De ambos lados murieron millones de personas. Yo perdí tres hermanos y cinco sobrinos. Los cañones alemanes destrozaron nuestros campos y ciudades, pero nosotros después se las destrozamos a ellos. La batalla de Verdún, ¡fue terrible! ¡Ojalá que no haya una Segunda Guerra Mundial! agregó Don Luis.

¾ Ahora, con la aviación y los nuevos inventos, una segunda guerra sería más cruel que la primera.

Sí, don Guillermo; la primera sería un juego de niños comparada con la segunda, porque… el francés continuó en el uso de la palabra.

 


anterior

  

siguiente